Día Mundial del Agua

El sexto objetivo del programa de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas es “Agua para todos en 2030”. Esto significa que todas las personas tendremos acceso al agua potable. Hoy en día este objetivo todavía está lejos con cientos de hogares, escuelas, hospitales y empleos que apenas pueden sobrevivir sin recursos. Esto se discute cada 22 de marzo debido a que celebramos el Día Mundial del Agua, establecido por las Naciones Unidas en 1992. 

Se trata de tener respeto por el planeta, pero también de detenerse, reflexionar y elegir qué podemos hacer para conseguir este objetivo entre todos y limitar nuestro impacto en la Tierra con un estilo de vida sostenible.  También significa preocuparse por el vecino, por los más de 2.000 millones de personas que no tienen acceso al agua potable y que se ven obligados a luchar por la supervivencia diaria. 

En este punto, en particular, se dirige la atención de los gobiernos de todo el mundo: no hay que dejar a nadie atrás. “No dejar a nadie atrás” será el tema del Día Mundial del Agua 2019. Este slogan trata de combatir una cifra muy grave: el 40% de la población mundial se ve afectada por la escasez del agua (según el informe sobre las aguas de la ONU). 

¿Habrá un final feliz? Ese final también depende de nosotros, de nuestra conciencia y, sobre todo, de nuestras acciones. 

La falta de agua es, a menudo, el resultado de la sequía, un problema muy agravado por el calentamiento global, así como por el clima desigual que hay en diferentes zonas del planeta. El resumen de la Convención de las Naciones Unidas sobre la lucha contra la desertificación habla claramente de un “efecto en cadena” positivo, pero que pasa por acciones sólidas y concretas. Los servicios de agua deberán satisfacer las necesidades de los grupos marginados, que serán escuchados en los procesos de toma de decisiones para afrontar este grave problema. El marco regulatorio debe reconocer el derecho al agua para todas las personas, con el apoyo de fondos suficientes para garantizar el agua de manera justa y efectiva para los necesitados. 

Se trata de un gran logro que pasa por pequeños gestos, como el de ahorrar agua todos los días. Beber agua del grifo, cerrar el grifo cuando te enjabonas o usar el lavavajillas cuando esté lleno son pequeños gestos que ayudan a reducir el calentamiento global, una causa estrechamente relacionada con la falta de agua. 

A nivel institucional, cada año se celebra el 22 de marzo el Día Mundial del Agua, y se invita a los estados miembros de la Asamblea General de las Naciones Unidas a hablar sobre el agua, con actividades para promover y crear conciencia sobre este tema. Muchas organizaciones no gubernamentales también se suman este día para crear conciencia sobre el problema crítico del agua en nuestra tierra, en particular con respecto al acceso al agua dulce y la sostenibilidad de los hábitats acuáticos. 

Es una cuestión de elegir. Nadie puede cambiar el mundo individualmente, pero el problema no puede ser ignorado por cada uno de nosotros porque realmente seremos nosotros quienes cambiemos el mundo. Elegir comprar productos certificados de empresas que se preocupan por el medio ambiente es una buena elección para cambiar las cosas. Los productos Regina, pertenecientes al grupo Sofidel, se realizan de acuerdo a los objetivos de sostenibilidad establecidos en la Agenda 2030 de la ONU. Para esto, Sofidel colabora con la asociación WaterAid, participando en la concienciación general y apoyando proyectos destinados a garantizar el acceso al agua y la disponibilidad de mejores servicios y niveles de saneamiento en los países en desarrollo, donde opera la organización. 

Por ejemplo, participar activamente en el Día Mundial del Agua puede ser compartir la campaña oficial en tus redes sociales, así conseguimos llegar a más gente y concienciar a todo el mundo. Te damos alguna idea. Comparte la web oficial www.worldwaterday.org, donde puedes encontrar las iniciativas en las que colaborar más cercanas a tu casa. Utiliza el hashtag oficial #WorldWaterDay. 

“Nadie se quedará atrás”. Agua para los jóvenes, agua para los trabajadores, agua para las personas que viven en zonas rurales, agua para todas las mujeres, agua para los ancianos, agua para las personas con discapacidad, agua para las madres, agua para personas LGTBI, agua para los recién nacidos, agua para los pueblos indígenas… Agua para todo el mundo.