Ahorrar agua en el jardín

Para tener un jardín en buen estado, el agua es un elemento esencial.  Por lo que tomar algunas precauciones  en el diseño del jardín, la recolección y el uso del agua, nos ayudarán a no desperdiciarla.
Mantener un jardín en óptimas condiciones requiere un gran esfuerzo, dedicación y, por supuesto, una cantidad considerable de agua. Para reducir el consumo de agua, pero seguir manteniendo un hermoso jardín, basta con seguir unas simples recomendaciones.

Diseñando un jardín sostenible

El diseño es un pilar básico para poder plantear una gestión sostenible de nuestro jardín. Es preferible optar por un sistema de riego por goteo, gracias al cual el ahorro de agua puede alcanzar hasta un 70%. Mejor aún si lo combinamos con un temporizador que controle el encendido-apagado del sistema. Y si el jardín es de nuestra propiedad, podría ser útil la instalación de un tanque de recolección de agua de lluvia, en el subsuelo o en cualquier otro espacio disponible. Así podremos utilizar el agua almacenada para regar el césped, el huerto o los setos.

Recoge el agua de lluvia

Para recoger agua de lluvia, no es necesario disponer de una balsa de agua, simplemente con conectar las canaletas de los tejados a contenedores u otros depósitos que puedan almacenar grandes cantidades de agua podemos conseguirlo. Y si el depósito lleva grifo y está en una posición elevada, nos facilitará el riego.
Es una técnica muy utilizada por muchos horticultores que no disponen de suministro de agua cerca de la huerta o el jardín

 

El agua de cocción de la pasta, buena para el crecimiento de las plantas

Podemos utilizar el agua de cocción de la pasta o el arroz tanto para enjuagar o lavar  los platos menos sucios (el almidón tiene un gran poder desengrasante), como para regar las plantas y flores de nuestro huerto o jardín. Aunque debemos tener en cuenta  que el agua no esté demasiado salada, ya que podría dañarlas.
 

Mejor un acuario

Si tenemos la suerte de disfrutar de un acuario en nuestro hogar, podemos usar su agua para regar las plantas de interior.  De hecho, al menos una vez al mes es necesario cambiar el agua del  acuario, la cual  contiene un gran concentrado de nutrientes que las plantas encuentran muy beneficioso, sobre todo las de origen tropical que a menudo requieren suelos fértiles y ricos en humus.

 

Estanque de fitodepuración

Para aquellos con suficiente espacio, puede ser interesante pensar en la creación de un pequeño estanque, con especies y variedades aptas para la fitodepuración. Si lo diseñamos correctamente puede interceptar el agua sucia de las alcantarillas y purificarla, y así ponerla a disposición para ser usada para el riego de nuestros huertos y jardines.

Fuente: LifeGate.it