Mundos increíbles

Las vacaciones son la época del disfrute, incluso si estás trabajando durante la semana. Lo importante en vacaciones es tener la compañía adecuada sin importar donde vayas. Eso sí, si tu objetivo es divertirte el destino puede importar y mucho, ¡sobre todo si vas a Disneyland!

Entendemos que el nombre de Walt Disney no es nuevo para ti, considerando que en 34 años de carrera, de 1932 a 1966, recibió 59 nominaciones y 26 premios Oscar, habiendo contribuido significativamente al desarrollo del Séptimo Arte. ¿Cuántas generaciones de niños hemos crecido con las increíbles historias de Disney? El éxito de estas historias, en parte, también se debe al enorme éxito del parque de atracciones más famoso del mundo, Disneyland. Visitarlo es como sumergirse en esos cuentos increíbles entre castillos y casas encantadas. Un lugar pensado para los más pequeños, pero donde también disfrutan los mayores.

La idea de crear Disneyland surgió un día en el que Walt Disney veía a sus hijas divertirse en el carrusel de caballos. Fue en este momento cuando se preguntó por qué los adultos estaban relegados al rol de observador en los parques de juegos infantiles. En una tarde como cualquier otra de 1935, un día soleado en el parque Griffith en Los Ángeles, surgió una inspiración que llevó a la inauguración del primer parque de atracciones para familias, adultos y niños: Disneyland Park. Fue el 17 de julio de 1955 en Anaheim, un suburbio de Los Ángeles.

Disneyland es el primer parque temático construido en el mundo y es por este motivo por el que tiene una supremacía sobre los parques temáticos del todo el planeta. Fue el primero en realizar una meticulosa construcción de un mundo imaginario y hacerlo realidad hasta en los más mínimos detalles. En el parque de atracciones no solo habría paseos, columpios y espectáculos, sino todo un mundo para descubrir que se presenta nada más entrar al parque. Y a juzgar por su éxito, ¡quien entra ya no quiere salir!

El edificio más importante y famoso del parque, y que es inevitable en cualquier otro parque de Disney, es el castillo de la Bella Durmiente, diseñado para la película homónima en la que, entre otras cosas, estaba trabajando Disney Studio al mismo tiempo que la inauguración del parque. Un mundo por descubrir que brinda a los visitantes la oportunidad de regresar a ser niños o, más bien, a redescubrir durante unas pocas horas la alegría que caracteriza a la infancia, especialmente si estamos en compañía de nuestros pequeños. ¡Es fácil dejarse llevar!

El mundo de Disneyland no se detuvo sólo en Los Ángeles sino que en los años siguientes se abrieron 5 resorts más en el mundo: en Florida, Japón, Francia y China. En cuanto a otros parques de atracciones, por ejemplo, el Luna Park en Coney Island, de la ciudad de Nueva York, precede a Disneylandia por medio siglo y fue inaugurado en 1903. Coney Island se hizo famoso por el perfil de su noria. 

En Europa, el Puy Du Fou, en Francia, supone para sus visitantes un viaje en el tiempo mediante reconstrucciones históricas, espectáculos colosales y verdaderos torneos de combates (con toda seguridad, por supuesto) entre mosqueteros y gladiadores romanos. Una auténtica experiencia en la que la diversión está garantizada.

En Alemania, Europa Park puede competir con Disneyland en tamaño, con cientos de atracciones divididas en 15 áreas temáticas. Y en España, cómo no, hablamos de Port Aventura, en Vila Seca. Una auténtica experiencia que te llevará a mundos diferentes en el espacio y el tiempo como el Mediterráneo, la Polinesia, el salvaje Oeste, la China imperial o México, además de poder disfrutar de los personajes de Barrio Sésamo. El Dragón Khan y Shambala son algunas de las atracciones más famosas, pero para los que se queden con ganas de velocidad, Ferrari Park, de reciente construcción, está al lado para disfrutar de una visita en miniatura a Italia con vertiginosas atracciones.

Qué podemos decir del exterior: ¡que es un mundo por descubrir!