Los 5 ferrocarriles más extraños del mundo

Coge un tren y vete. Descubre nuevos mundos. Viaja sin un destino o sin una idea clara en tu mente. Llega a lugares inesperados. Disfruta del viaje.

El tren siempre ha fascinado y transportado a millones de personas, así como ha transportado diferentes productos por todo el mundo.  Su aparición se remonta a 1825 en Inglaterra, cuando por primera vez un tren a vapor viajó entre Stockton on Tees y Darlington. Pero son aún más antiguas las líneas de ferrocarril, que antes de la aparición de la locomotora a vapor eran llamados ferrocarriles o carreteras de hierro. Hoy en día conectan grandes ciudades con pequeños pueblos, cruzan desiertos y montañas, alcanzan velocidades supersónicas y acompañan a viajeros por el planeta. ¡Todo el mundo a los vagones! Vamos a descubrir cinco ferrocarriles increíbles que rompen récords.

Siete días, veinte horas y veinticinco minutos es la duración del viaje en tren más largo del mundo. Una vez a la semana sale de la estación Yaroslavski de Moscú y llega casi ocho días después a Pyongyang, Corea del Norte. Increíble ¿no? 191 horas. 157 paradas. 10.214 kilómetros. Un viaje que cruza dos continentes y acompaña a los pasajeros en una experiencia sensacional. Este trayecto gana el récord ferroviario más largo del mundo al superar el ferrocarril transiberiano más famoso.

¿Y el tren más largo? En Mauritania algunos trenes alcanzan longitudes de hasta 2,5 km, y son considerados entre los más largos del mundo. Trasladan exclusivamente minerales de las minas de hierro y viajan por la única vía de ferrocarril del país, totalmente inmersa en el desierto.

No lejos de Dusseldorf, en Wuppertal en Alemania, hay un ferrocarril muy especial. Inaugurado en 1901, realiza un servicio metropolitano de 13 kilómetros de largo. ¿La curiosidad? ¡Está suspendido en el aire! Los vagones están colgados de un monorriel alto sobre la carretera. 

Siempre suspendido, pero con los rieles, existe una  levitación magnética que conecta la ciudad de Shanghai con su aeropuerto. El tren MagLev alcanza una velocidad de 430 km/h y  recorre 33 km en 7 minutos y 20 segundos. Hay dos líneas similares en Japón y Corea del Sur.

El ferrocarril que une la ciudad de Xining en China y Lhasa, capital de Tibet, es también conocido como el tren del cielo. ¿Por qué? Porque es el más alto del mundo y asciende a 5.072 km sobre el nivel del mar. Además, cubre el 80% del viaje a 4.000 metros sobre el nivel del mar en una distancia de 960 km.

Una curiosidad

Si llegas tarde, ¡tienes un problema! En Japón, si un tren llega a la estación tan solo cinco minutos después de la hora programada, los pasajeros reciben inmediatamente una disculpa y un certificado mostrando el verdadero retraso del tren. ¡En lugar  de `ser preciso como un reloj suizo´, sería mejor decir japonés!

Suecia, por otro lado, ha creado un proyecto verde, ecológico y cuidadoso con el medioambiente. El tren se calienta con el cuerpo de los 250,000 pasajeros que toman el tren todos los días. El innovador sistema de ventilación convierte el exceso de calor emitido por los viajeros en agua caliente. De esta manera, el costo de la calefacción se ha reducido en un 25%.