Halloween

Halloween es en inglés la contracción del término All Hallows Eve, en castellano Víspera de Todos los Santos, que es tradicionalmente el día del año dedicado a la memoria de los muertos y los santos. Sus raíces son de origen celta, cuando se celebraba el final del verano y el comienzo del nuevo año. De origen casi celta, Halloween está conectado con el festival de Samhain, cuando se celebraba el "fin del verano" y el comienzo del nuevo año. Los celtas creían que todos los muertos, viviendo en un lugar de eterna juventud y felicidad, podían ser recordados durante el festival de Samhain y unirse con los vivos. Esta fiesta, de orígenes muy antiguos, tiene una riqueza simbólica y multicultural que se ha ido transformando a lo largo de los siglos, adoptándose en muchos países, pero siendo siempre adaptada a cada cultura. Por ejemplo, la tradición de tallar calabazas se remonta a la inmigración de irlandeses y escoceses a América del Norte. 

Es curioso que mientras en Europa se utilizaban nabos para crear las linternas de Halloween, en Estados Unidos no fue así ya que por aquel entonces en EEUU no había plantación de nabos. Por esta razón, la calabaza se convirtió en el símbolo por excelencia de Halloween, tomando el nombre de Jack-o'-lantern (La linterna que usa Jack), un gran bebedor de cerveza que, según cuenta la historia, después de engañar al diablo no fue aceptado ni en el cielo ni en el infierno. Este personaje continúa, según la historia, vagando en la otra vida sosteniendo su calabaza perforada llena de brasas.

En Estados Unidos, Halloween ha adquirido un carácter más comercial y festivo para los niños. A nivel económico, representa la época del año en la que se venden más dulces después de Navidad. Además, el cine de Hollywood ha exportado el modelo americano de Halloween enseñando cómo las familias estadounidenses se preparan para responder con bolsas llenas de dulces a la pregunta clásica "¿Trick or Treat?" (truco o trato) que en realidad también significa "sacrificio o maldición".

La fiesta tiene los mismos orígenes y diferentes celebraciones en otras partes del mundo. En la parte oriental del planeta, en Singapur, en la noche de Halloween se celebra la absolución de las almas de los muertos durante la llamada fiesta de los fantasmas hambrientos. En Centroamérica, en una región muy grande de Guatemala, los niños llaman a las puertas de las casas la noche del 31 de octubre para pedir ixpasa, una bebida hecha a base de maíz negro, para apagar las calaveras. En Corea, el festival de la buena cosecha se celebra durante dos días entre mediados de septiembre y principios de octubre: las familias se reúnen y comen comida tradicional con respecto a los espíritus de sus antepasados.