El maratón de Nueva York

Ser corredor de largas distancias significa haber deseado al menos alguna vez participar en el histórico Maratón de Nueva York. El maratón es uno de los principales retos a los que un runner se puede enfrentar y, por supuesto, el que todos sueñan completar es el maratón más famoso del mundo: el de Nueva York. 
El Maratón de Nueva York se celebra cada primer domingo de noviembre y sus comienzos estuvieron vinculados a dos figuras institucionales que han hecho posible a lo largo de los años este crecimiento: Vince Chiappetta, presidente del New York Road Runners Club; y Fred Lebow, fundador del Club, corredor de éxito durante 25 años y artífice de la frase “Si quieres sentirte como un artista de Hollywood, corre el maratón de Nueva York”.
La primera edición tuvo lugar el 13 de septiembre de 1970 y contó con sólo 127 corredores de inicio, de los cuales únicamente 55 culminaron la carrera. Las primeras ediciones de la maratón de Nueva York se llevaron a cabo en septiembre, pero la temperatura siempre era demasiado calurosa y los atletas no estaban en perfecta forma física debido a que para llegar en buenas condiciones debían haber entrenado en verano. Por ello, en la actualidad se celebra siempre en el mes de noviembre. Fue a partir de la edición de 1976 cuando el maratón de Nueva York tomó su formato actual: un camino que cruza los cinco distritos de la ciudad, desde Staten Island para llegar a Brooklyn, o a través de los barrios de Queens y Bronx, para finalizar en Manhattan.
Para darnos cuenta de la magnitud del evento, los datos del maratón de Nueva York hablan por sí solos. La media de participantes supera los 50.000 y la audiencia mundial del evento supera los 2 millones de espectadores. Además, hay corredores de más de 100 nacionalidades de diferentes puntos del planeta. El corredor que ha finalizado la prueba más longevo es Colin Thorne, un neozelandés de 89 años.
El maratón tiene orígenes muy antiguos ya que su nombre se remonta a la Batalla de Marathon, cuando en 490 aC. el soldado griego Filípicas recorrió la distancia entre Maratón y Atenas para anunciar la victoria griega sobre el ejército persa. Esta distancia, era de 42km y 192m, la distancia oficial del maratón. Sin embargo, esta explicación es un mito y en realidad Filípicas recorrió la distancia desde Atenas hasta Esparta para pedir refuerzos, una distancia de 213 kilómetros. 
Fue en la era moderna (en 1896) cuando el filólogo francés Michel Bréal sugirió incluir una carrera que recordaría la última hazaña de Fidippide en los primeros Juegos Olímpicos de Atenas. La difusión (y el éxito) de este deporte comenzó a finales de los años 70, pero del siglo XX, cuando numerosas ciudades de todo el mundo comenzaron a ofrecer maratones y medias maratones entre las calles y los parques metropolitanos.