Un viaje a la librería

Seguro que tienes domingos sombríos en los que te apalancas en el sofá después de acabar una semana en la que has vivido la tormenta que todos conocemos como vida cotidiana. Puedes aprovechar para estar en casa, relajarte y redescubrir el placer de los gestos tranquilos y lentos, algo codiciado por toda la familia. Sin embargo, puede suceder que, a pesar de todo esto, quieras salir de casa igualmente. 

Entonces, ¿qué hacer cuando, a pesar de la invitación de ver una buena película y un chocolate caliente, alguien de la familia quiere salir? Tal vez sea un buen día para pasear mirando las hojas coloreadas que caen de los árboles. O, si de verdad quieres una tarde relajante, puedes coger un buen libro. Pero, ¿cuándo compraste el último? Aquí nos acercamos a nuestra sugerencia sobre cómo pasar un día agradable lejos de casa mientras permanecemos inmersos en nuestro mundo. ¿Qué te parece ir a una librería?

Sí, en algún lugar fuera de las tablet y ordenadores todavía hay librerías, espacios físicos donde puedes comprar un libro tangible. ¡Y encima huelen! El olor a los libros es como el olor a limpio. Leer es como vivir muchas vidas diferentes. Una vida diferente por cada libro leído y cientos de experiencias por vivir en todos los libros que tienes por leer en la librería. Al igual que los museos, las librerías son lugares para descubrir. Cada librería tiene su diseño particular, su iluminación y sus espacios para leer. Una especie de camino guiado, una introducción a los mundos que se allí se esconden. Las más modernas librerías están equipadas con áreas de juegos para niños o una zona de bar para relajarse con una taza de chocolate caliente.

Las librerías se encuentran a menudo en grandes almacenes, por lo que puedes aprovechar para comprar un libro. Estamos en la sección “Mi mundo”, ¿verdad? Así que es bueno pasear por las tiendas, conseguir un regalo inesperado o simplemente agregar a la lista de deseos ese libro que tanto te gusta para la ocasión perfecta. Al igual que los museos, las librerías albergan una forma de conocimiento que parece amenazada por Amazon y los libros electrónicos en un sólo clic. Sin embargo, todavía hay quienes han optado por poblar estos lugares de imaginación, habitados por historias de tinta que pueden ser más verdaderas que el mundo real, y hacer que la gente ría, sonría, sufra o llore de tristeza o alegría. 

También son importantes los encargados de las tiendas, a la última sobre los últimos lanzamientos, los best sellers más vendidos, los libros olvidados, los libros para niños más brillantes y divertidos, como los que mencionamos que eran perfectos para fiestas. 

Por lo tanto, los domingos lluviosos o con niebla son bienvenidos porque siempre son días de descanso para muchas personas, porque nos dan la oportunidad de escondernos en una librería. ¡Gracias a todos los que trabajáis en una!