International Yoga Day

El Día Internacional del Yoga, más conocido como el Día del Yoga, se celebra cada año el 21 de junio, desde 2015. Un aniversario oficialmente notificado por la Asamblea General de las Naciones Unidas. Pero, ¿sabes qué es el yoga? El yoga puede definirse como una práctica física, mental y espiritual originada en la India. El Primer Ministro de la India, Narendra Modi, propuso la fecha del 21 de junio, el día del solsticio de verano y el día más largo del año en el hemisferio norte, debido a la importancia especial de este día en diferentes partes del mundo. 

La idea de establecer el Día del Yoga llegó a Narendra Modi durante un discurso ante miembros de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

"El Yoga", afirmaba Narendra Modi "es un regalo invaluable de la antigua tradición india. Encarna la unidad entre cuerpo y mente a través de la acción, la moderación y la realización". El origen de las prácticas yóguicas está envuelto en el misterio, y algunos historiadores lo consideran vinculado a las antiguas prácticas de los chamanes del Himalaya, que aún sobreviven en Nepal y el Tíbet. Según la tradición, fue el mismo dios Shiva, padre del yoga antiguo, quien enseñó su práctica a los seres humanos.

Hoy en día el yoga y la antigua sabiduría oriental que contiene se han hecho un hueco entre nosotros, y no solo sobreviven en una era dominada por teléfonos inteligentes y tablets, sino que incluso triunfan convirtiéndose en un ejercicio valorado, demandado y ya integrado en el mundo occidental.

Todos los estilos de esta disciplina son apreciados, desde las prácticas más sencillas hasta los ejercicios más vigorosos y espectaculares. El hilo conductor de las distintas vertientes del yoga son las asanas; posiciones del cuerpo que incluyen técnicas de respiración y meditación. Quienes eligen acercarse al yoga se prestan a abrazar una filosofía de vida dedicada a la meditación, el equilibrio y, por consiguiente, la serenidad. La tonificación muscular se revela como un “efecto secundario” de todo ello, una consecuencia deseable pero no la más importante; hacer yoga mejora la concentración y la capacidad de controlar la respiración. ¿Resultado? Mejora el estado de ánimo, disminuye la ansiedad y el estrés. 

¿Y por qué no aprovechar un día libre para dedicar algo de tiempo al yoga? Con ocasión del Día Internacional del Yoga, y el solsticio de verano, vamos a explicar paso a paso cómo realizar el “saludo al sol” para empezar el día con buen pie.

1.    Tadasana o postura de la montaña: comienza de pie al borde de tu esterilla, con las piernas juntas y el peso del cuerpo bien distribuido sobre las plantas de los pies.

2.    Hasta Uttanasana o postura de la flexión hacia atrás: realiza una inhalación estirando los brazos hacia arriba y hacia atrás. Empuja la pelvis ligeramente hacia delante.

3.    Uttanasana: exhalando, inclínate hacia delante desde la cintura, manteniendo la columna vertebral recta. Apoya las manos en la esterilla. Si es necesario, dobla las rodillas hasta que las palmas toquen el suelo.

4.    Ashwa Sanchalanasana o postura ecuestre: inhalando, lleva la pierna izquierda hacia atrás mientras doblas la derecha en ángulo recto. La rodilla y empeine izquierdos deben tocar el suelo. Endereza la espalda y mira hacia adelante.

5.    Kumbhakasana o postura de la mesa: lleva la pierna derecha también hacia atrás, estirando todo el cuerpo como si fueras a realizar una flexión. Mantén los brazos perpendiculares al suelo y trata de contener la respiración durante esta asana.

6.    Ashtanga Namaskara o saludo de ocho puntos: baja las rodillas suavemente al suelo y exhala, eleva la cadera ligeramente y deslízate hacia adelante. Las dos manos, los dos pies, las dos rodillas, el pecho y la barbilla deben tocar el suelo suavemente.

7.    Bhujangasana o postura de la cobra: levanta el pecho hacia arriba realizando una inhalación. Los hombros deben quedar lejos de las orejas.

8.    Adho Mukha Svanasana o perro boca abajo: suelta el aire y levanta la pelvis estirando las piernas hacia atrás, los brazos extendidos y las palmas de las manos apoyadas en el suelo, con el peso del cuerpo bien distribuido entre las manos y los pies. El cuerpo forma una “V” invertida.

9.    Ashwa Sanchalanasana o postura ecuestre: Inhala y lleva el pie derecho hacia adelante, entre las manos. Mantén las palmas en el suelo. Empuja las caderas ligeramente hacia abajo y mira hacia adelante.

10.    Uttanasana: exhalando, lleva el pie izquierdo hacia delante, junto al pie derecho, entre las manos. Si es necesario recuerda que puedes doblar las rodillas para mantener la postura.

11.    Hasta Uttanasana o postura de la flexión hacia atrás: Respirando, desenrolla suavemente la columna vertebral hacia arriba, vértebra a vértebra. Una vez erguida, sube las manos flexionando la espalda ligeramente hacia atrás, empujando la cadera hacia delante.

12.    Tadasana o postura de la montaña: Regresa a la posición de inicio bajando los brazos y alineando la columna. Relájate en esta postura.


¿Te sientes mejor, verdad? ¡Una forma estupenda de empezar la mañana para seguir disfrutando de este bonito día de verano!