Aprende a tocar la guitarra

¿Por qué no? Nosotros no te vamos a enseñar a tocar la guitarra como Paco de Lucía o Tomatito, pero sí te podemos animar a iniciarte. Saber tocar la guitarra tiene mucho encanto, ya verás.

Además, la guitarra es un instrumento de aquí, de España. Concretamente de Córdoba. Y su origen es la guitarra barroca. Sin embargo fue en Italia (Nápoles) donde se empezó a producir la guitarra con seis cuerdas que hoy conocemos. Las guitarras de la actualidad se parecen mucho a aquellas de Italia del siglo XVIII. Y aunque la guitarra sea de origen español, ha tenido mucha influencia de otros sitios de Europa, como Alemania, y también de Estados Unidos, donde a finales del siglo XIX se incluyeron las cuerdas de acero, diseñadas para adaptarse mejor a la música de estilo country.  

Al margen de la historia y la evolución del instrumento, la guitarra te permite empezar de manera simple. Es decir, no hace falta saber grandes nociones para tocar una breve canción con 3 ó 4 acordes. Y para saber un poco más sobre cómo iniciarte en la guitarra, te vamos describir los componentes básicos del instrumento. 

· Caja de resonancia: es la caja de madera donde se produce el efecto de sonido.
· Boca: es el agujero que tiene la caja de resonancia. La finalidad es dejar entrar y salir el aire de la misma. 
· Puente: es la franja inferior donde se fijan las cuerdas, justo debajo de la boca de la guitarra. 
· Mástil: es la pieza de madera alargada que va desde la caja de resonancia hasta el clavijero. 
· Diapasón: es la parte de madera que cubre el mástil. Es la parte que está entre el mástil y las cuerdas. 
· Trastes: son las marcas o barras de metal que dividen el diapasón de la guitarra. 
· Clavijero: es la pieza de madera o metal situada en el extremo del mástil, donde encajan las clavijas. 
· Clavija: es la pieza cilíndrica a la cual se fija la cuerda a la guitarra. Tiene una pequeña oreja que nos permite regular la tensión de la guitarra y así afinar la guitarra.
· Cuerdas: la guitarra clásica tiene 6 cuerdas. La primera cuerda es la que está más abajo y es la más fina. La sexta cuerda es la más gruesa y es la que está más arriba. 

Uno de los encantos de la guitarra, y que no tienen otros instrumentos de música, es la fuerza con la que se puede tocar. Es decir, no es lo mismo tocar con fuerza una cuerda o hacerlo casi rozándola, ya que el sonido que emitiremos será diferente incluso con la misma cuerda y el mismo acorde. 

Ahora, coge esa guitarra que tienes en casa o en el trastero. Afínala y ponte con ella sobre un taburete. Apoya la guitarra sobre tu pierna izquierda (justo en la parte cóncava de la caja de resonancia). Sujeta con el muslo derecho la parte inferior de la guitarra. Coloca el mástil para que quede a la altura de tu hombro izquierdo, así tendrás a mano todos los clavijeros. Coloca el dedo pulgar de la mano izquierda en la parte trasera del mástil y los otros cuatro dedos pásalos por la parte inferior del mástil hasta que toques las cuerdas con todos ellos. Sólo te queda utilizar tu mano derecha para darle movimiento a las cuerdas.

¿Tienes partitura para tocar? Busca en Internet alguna sencilla y divertida y, ¡empieza a disfrutar