5 recomendaciones para comenzar bien tu día

¿Has dormido bien? ¿Te has levantado con el pie izquierdo? Tienes ojeras, ¿mala noche? Que sepas que existe una manera de sobrevivir a todas estas preguntas mañaneras tras una noche horrible, incluso si esa mañana es la del lunes. 

Y es que no todo el mundo se despierta fresco como una rosa en abril. Motivos como un mal sueño, una cena abundante, malos recuerdos o malos hábitos antes de dormir pueden ser claves para no descansar bien. Y es que es muy común entre la población no descansar bien, por eso muchos de nosotros queremos despertares no traumáticos o que nadie nos señale por las mañanas cuando ven nuestra cara. Vamos a ver que todo esto es remediable. Aquí van nuestras recomendaciones:

1)     Deja el despertador lejos de la cama. Si lo dejas cerca, es muy probable que pospongas el despertar 15 minutos, 10 minutos, 5 minutos… Para al final llegar siempre tarde y con prisas. Obligarte a andar para apagar el despertador ya no te permitirá seguir estirando el sueño. Y, ¿estás seguro que quieres atormentar a tus oídos con canciones ruidosas y fuertes de par de mañana? Configura que la música aumente gradualmente su volumen y elige una canción agradable. Lo mismo ocurre con la luz, puedes elegir tener en casa lámparas que aumenten la intensidad de la luz en grados. Si hacemos un despertar dulce, tendremos un día dulce. 
2)    Cuida tu belleza. Algunos dias son tan grises que parecen una pérdida de tiempo. Despertarse y pensar que solo vas a ver la cara de tu jefe o de tu compañero de trabajo merma a cualquiera. Sin embargo, parece que cuidarse mejora el estado de ánimo. Además, si durante el día recibes una invitación o un cambio de planes, te arrepentirás de no haber salido bien vestido de casa. 
3)    Agua y limón. Bebe agua y limón cada mañana. Probablemente lo hayas leído en cientos de revistas de estilo de vida, pero te vamos a contar para qué sirve. Llenas tu cuerpo de vitamina C y potasio, que ayudan al sistema inmunitario y estimulan la concentración. También ayuda a limpiar tu cuerpo. Si el agua está tibia, también favorece el tránsito intestinal, que siempre es bueno. ¡Ver para creer! Seguro que escuchas ¿de quién es esa silueta y esa piel tan brillante? O, ¿por qué estás tan productivo?
4)    Desayuna: hay quienes se despiertan con hambre de lobo y quienes se sienten con el estómago cerrado por las mañanas. Existen diferentes pensamientos sobre esto, pero que sepas que si no realizas una ingesta de nutrintes, tu cuerpo no te seguirá durante el día. Puedes motivarte por las mañanas con algún  capricho para el desayuno, porque tienes todo el día para transformar y quemar ese triple brioche de chocolate con capuchino en productividad. 
5)    Encuentra diez minutos para ti. Además del camino al trabajo, o del rato en el gimnasio busca diez minutos para no hacer nada. Planifica el día, lee las noticias o no pienses en nada. Diez minutos de contacto entre tu, el resto del mundo y el buen humor.