Limpiar. Baño público.

Definitivamente, el verano es la época del año en la que la gente va a lugares frecuentados como las piscinas o las playas. Millones de personas de todo el mundo viajan a destinos vacacionales: hoteles, autopistas, instalaciones de baños o refugios de montaña tienen en común el uso de los baños. Es por eso, que la historia limpia que te contamos este mes trata sobre los baños públicos más limpios, y descubriremos curiosidades típicas de los países en los que se encuentran. Se trata de una imagen que resume la situación actual, dirigida a aquellos que se preocupan por mantener la higiene en primer lugar, incluso cuando viajan. 
En este asunto, la tecnología nos puede ayudar dando consejos. Cada vez hay más aplicaciones que dan información sobre el servicio de higiene y limpieza, como una app que muestra cómo lavarse las manos, u otra aplicación que revela los secretos de una higiene oral perfecta. También existe una aplicación gratuita para móviles en la que los usuarios publican reseñas, fotografías y direcciones de los baños. Prácticamente una verdadera red social dedicada a las necesidades fisiológicas de los turistas de todo el mundo y especialmente útil porque proporciona información sobre aquellos baños que tienen cambiadores de bebés o si son aptos para personas con discapacidad. 

Cuando viajas a otro lugar, lo primero que te llama la atención suele ser, sin duda, la limpieza. Pero también la arquitectura, el diseño o el mobiliario. Existen formas diferentes de diseñar los baños públicos, y cada país es diferente a otros, no sólo por el sentido cívico del mismo, sino porque es posible identificar un círculo muy positivo: la limpieza llama a la limpieza. 
Piensa que es mucho más “difícil”, e incivilizado, dejar un espacio público desordenado, ya que el orden da sentido de limpieza y, por tanto, de seguridad. Si hablamos de limpieza en los baños, el país con mayor sentido cívico es Japón, sin lugar a dudas, donde se encuentran algunos de los baños públicos más innovadores del mundo. Son baños que combinan estética y funcionalidad. Por ejemplo:
En Tokio, en los edificios Marunouchi Chiyoda-ku, Grand Tokyo North Tower y la estación, hay numerosos baños equipados con “Toto-Washlets”, una agradable novedad para quienes no lo conocen. Se trata de un brazo autolimpiable que se mueve a lo largo del eje del inodoro, rociando agua a una temperatura controlada. 

Cada inodoro contiene un control remoto para calentar el asiento de forma ergonómica y además se puede encender el “Otohime”, un dispositivo que enmascara finamente cualquier tipo de ruido con grabaciones de corrientes u olas del mar. 
En Malta, en la capital Valletta, la administración local adoptó una estrategia creativa para resolver el problema de las malas condiciones de los baños públicos. Lo que hizo fue encargar a un estudio de arquitectura que diera una nueva vida a los baños públicos para que se convirtieran en una exhibición de arte contemporáneo. De esta manera, se transformaron los baños en un espacio para contribuir a la difusión del arte y la cultura. 
En Lisboa, Portugal, en Praia do Comèrcio, existe el “inodoro más sexy del mundo”. Se trata de un inodoro colorido y sostenible que se convierte en una tienda. La empresa que lo construyó también vende sus propios productos. El uso del inodoro tiene un coste de 0,5€, pero ofrece una experiencia higiénica muy buena. 

En Sydney, los baños públicos de Centennial Park Amenities están inmersos en el verde y se integran perfectamente en la naturaleza, gracias a la eliminación de desechos ecológicos y las líneas innovadoras del edificio.
En Europa se ha concebido una solución para los problemas de “micción indiscriminada”, especialmente en las cercanías de pubs concurridos. Se les denominan “baños emergentes”, y se trata de un cilindro de acero inoxidable y un pequeño lavabo que, de repente, aparece en la calle a horas determinadas del día. Estos baños se encuentran ubicados en Cambridge Circus (Londres), Rembrandt (Amsterdam), Shaftesbury Square (Belfast) y otras ciudades de Europa.