¿Cuál de estas dos increíbles piscinas elegirías para un chapuzón?

¿Cuál de estas dos increíbles piscinas elegirías para un chapuzón? 
Quienes os sintáis atraídos por la imagen de la izquierda, habéis elegido un destino espectacular que el Huffingston Post ha definido como el lugar más verde de la Tierra y un paraíso de la biodiversidad. Se trata de Costa Rica (Vucalno Arenal). Es muy probable que seáis amantes de la naturaleza, y busques un lugar de calma y tranquilidad.

Aquellos que os sentís atraídos por la imagen de la derecha, os encontraréis a vosotros mismos sumergidos en un complejo turístico espléndido de Fiji (Vanua Levu). Así que quizás estéis buscando un lugar para pasar el tiempo con más gente, y aprovechar las noches "movidas". 

Pero no importa cuál haya sido tu preferencia, el objetivo es el mismo: ¡la piscina! Todos los años ocurre que cuando suben las temperaturas y empieza el buen tiempo, algunos no pueden ir de vacaciones a la playa y se sumergen en la piscina. Pero estas suelen ser comunes, así que es necesario adoptar unas reglas de convivencia y uso de las mismas. En definitiva, tener sentido común para poder estar con más gente en la misma piscina. Y los ingredientes del sentido común son la cordialidad, la higiene, la educación, el respeto, la limpieza y, por último pero no menos importante, la diversión. 

Si antes de ir a nadar, decides ir a la zona del bar, te recomendamos usar un pareo o toalla. Y no es tanto por estética, sino que es un truco de higiene, ya que muchas personas se han sentado en la misma silla, probablemente con la ropa mojada. ¡Y eso es perfecto para la proliferación de gérmenes y bacterias! Por el mismo motivo, utiliza siempre zapatillas en los alrededores de la piscina, baños y vestuarios. 

Seguimos hablando de higiene con otra norma (que se adopta en casi todas las piscinas): antes de entrar a la piscina, date una ducha, ya que entras al agua limpia con sudor y lociones. También es lógico no monopolizar el espacio que vas a ocupar fuera de la piscina con sillas, toallas, bolsas, libros, cremas o zapatillas. El espacio se reduce y puede que llegues a ocupar la misma superficie que un campo de fútbol. 

Pero si la razón por la que vas a la piscina es estar en el agua y nadar, también hay unas normas básicas que respetar (con más motivo al ser en el agua). Por ejemplo, respetar los carriles para nadar, dentro de los cuales el nivel de nadadores debe ser parecido y se debe respetar el número de nadadores permitido. Por lo general, los nadadores más experimentados suelen estar en los carriles centrales, mientras que los menos experimentados suelen estar en los carriles más cercanos a los bordillos.

En las piscinas, los delimitados de calle no sirven para detenerse a mitad del largo, sino para diferenciar bien los dos carriles. No los uses como asa (excepto si tienes necesidad, ¡claro!), y no los pases. 

Finalmente, durante la natación mantén el ritmo medio de tu carril, respeta el espacio personal para evitar patadas o manotazos inesperados debajo del agua, no salpiques, no grites y no molestes.

Son pocas normas de conducta, pero son efectivas, y permiten a todos aprovechar mejor la experiencia de nadar en la piscina. Piensa que en Daying, China, hay una piscina donde respetar a los demás es lo más fundamental. Esta piscina usa el eufemismo de "Mar Muerto" como nombre, ya que es un tanque de unos 30.000 metros cuadrados con agua salada, ¡en el que caben casi 10.000 personas! Se trata de una experiencia extrema, en la que en ocasiones han superado las 15.000 personas dentro, creando una situación en la que moverse era difícil, ¡y mucho más nadar!

No es la natación lo que atrae a estos nadadores: piensa que para entrar en esta piscina es obligatorio hacerlo con chaleco salvavidas, algo básico porque entre tantos nadadores, ¡sería muy difícil flotar!

En resumen, mientras respetes a los demás siguiendo las principales reglas de higiene, educación, respeto y tolerancia, un día en la piscina se convierte en una experiencia: ¡una historia limpia!