La coalescencia

¿Alguna vez has oído hablar de la coalescencia? La palabra deriva del latín, y significa unión, fusión, soldadura. 
En física, la coalescencia indica el fenómeno por el cual las gotas más pequeñas de un líquido que se dispersan en otro líquido (como agua en aceite) o en una superficie, tienden a unirse en gotas más grandes. Este fenómeno también ocurre cuando cae la lluvia en las ventanas, y el agua acaba fluyendo en una especie de riachuelos, gracias a que las gotas más grandes “abrazan” a las pequeñas, para unirse y acabar cayendo al suelo. Y cuando la tela de tu paraguas esté cubierta de destellos plateados, se estará dando este fenómeno sobre tu cabeza. 
Y es que la lluvia en sí misma es coalescente: las diminutas gotas de agua que llevan las nubes se combinan, formando lluvia y vida. 
Y así, gota a gota, día tras día, el agua nunca acaba de contar su historia ya que cada vez que cae a la tierra, cuenta una historia diferente.