Una idea para renovar las sillas

 

En mayo se celebra el Día Nacional de la Renovación en América, cuyo objetivo es animar a la gente a renovar algún mueble viejo que tenga en el trastero. ¡Da vida, actualiza, renueva! Desde una lámpara hasta una mesita de noche, desde una bandeja de té hasta una silla. El llamado “reciclaje creativo” creativo te permite transformar objetos viejos en piezas de diseño.

Las sillas, debido a su  flexibilidad, es uno de los muebles de casa que da mayor satisfacción renovar. En muchas ocasiones, las sillas acaban inestables o con moho por la humedad, pero no por ello deben acabar en la basura. 
De hecho, existen muchas opciones para convertir este objeto  en algo nuevo y original: desde una estantería de pared a un perchero, desde un toallero elegante y descuidado hasta un  marco de fotos, incluso de unas jardineras nuevas hasta sillas ecológicas. Aquí te dejamos algunas sugerencias.

RENOVAR UNA SILLA: una de las formas más sencillas de renovar una silla es cambiar su aspecto a una apariencia más simple mediante una bonita capa de pintura. En las tiendas hay diferentes tipos de pintura y colores, dependiendo de si el mueble es interior o exterior. ¿Cuál es el color por excelencia de esta temporada? El agua verde. Antes de pintar tu silla, debes lijarla siempre para quitar cualquier impureza. No te olvides de tener siempre a tu lado un rollo de Regina Blitz para tener todo siempre limpio.

SILLAS DE TOALLERO DE BAÑO: lo primero que debes hacer es elegir una silla con un respaldo alto (preferiblemente con al menos dos travesaños). Después, pasa la lija por toda la superficie para dejar la silla homogénea. Retira el asiento de la silla y dale una mano de pintura impermeabilizante. Deja secar esa mano y dale un segundo pase de pintura. Una vez finalizada la fase de pintar y secar (durante 3-4 días), cuelga la silla de la pared de tu baño y utilízala como toallero.