Siéntete como en casa, ¡incluso en vacaciones!

¿Eres de los que se llevan toda la casa encima cuando te vas de vacaciones? Siempre es agradable salir de casa e ir a sitios nuevos y diferentes, pero tampoco queremos renunciar a la comodidad de sentirnos como en casa. Según algunas estadísticas, es tendencia entre los que viajan preferir disfrutar de vacaciones que respeten el medio ambiente. Tal vez porque cada vez más turistas buscan una inmersión total en sus viajes, respetando la cultura y el ambiente que visitan. 
Por esta razón, la opción de elegir una casa en vez de un hotel, ya sea en el mar como en la montaña, se está generalizando cada vez más. ¡Aquí te damos algunos consejos para disfrutar mejor tus vacaciones!

1) Una vez llegados a casa, abre las ventanas y ventila las habitaciones. Retira las cortinas y los cojines del sofá y colócalos al sol.

2) Comprueba el estado del refrigerador y desinféctalo con una hoja de Regina Blitz empapada en agua y vinagre.

3) Hacer las camas o reemplazar las sábanas por las que hayas llevado te hará sentirte más en tu casa, o al menos dormirás en una cama más suave. ¡Todavía estás de vacaciones!

4) Vete a hacer la compra, después de haber hecho un inventario de lo que hay y no hay en la casa. 

Durante tus vacaciones, la “nueva” casa también puede adaptarse a tu gusto: con colores, olores, comida favorita, frutas y vegetales que suelas comer. Será tu nuevo castillo. 

Por esta razón, si la casa donde te alojas te resulta poco acogedora, trata de hacerla tuya con pequeños trucos caseros: decora con algunos elementos marinos o de montaña, un ramo de flores, algunas velas con olor o perfumes para el armario que uses en tu propia casa. 

Así la casa de vacaciones será mucho más cercana y  acogedora, convirtiéndose en un lugar único, en el que te sientes como en casa y puedes disfrutar con total relajación.