Recicla tus viejos bañadores

El verano ha llegado, y con él la caza del bikini perfecto para lucir en la piscina o en la playa. El cajón de los bañadores vuelve a abrirse después de un año y llega el momento de la verdad: y la verdad es que no tienes nada para ponerte. Ese bikini tan bonito de hace dos temporadas parece viejo y desgastado. Aquel bañador que te compraste las pasadas vacaciones te queda demasiado grande o demasiado pequeño. ¡Y ese otro ni siquiera parece un bikini! Si te reconoces a ti misma en estas líneas, no te preocupes. Con una pizca de creatividad e imaginación es posible sacar partido a estas prendas desechadas. Puedes buscar formas de mejorar su apariencia para reutilizarlas, o transformarlas en algo completamente nuevo. Así, además de la  satisfacción de hacer algunas compras (es cierto que necesitas un nuevo traje de baño nuevo!), se une el placer que viene del reciclaje creativo. Y es que el DIY o “hazlo tú misma” te hará sentir bien porque se alinea con la filosofía del “menos es más”, con cuidar del medio ambiente al tiempo que te cuidas a ti misma. Así que ármate con unas buenas tijeras y apúntate estas ideas:

Si tienes un traje de baño que ya no usas, o un bikini que te cubre demasiado y hace peligrar tu bronceado, es hora de utilizar las tijeras. Realiza un corte semicircular en el costado para darle un nuevo aire a tu viejo bañador. Quizá no sea la mejor opción para conseguir un bronceado homogéneo, pero ¿por qué no lucirlo mientras te tomas un aperitivo en la playa?

Si quieres darle una nueva vida a unas braguitas de bikini viejas, prueba lo siguiente: coloca la prenda boca abajo. Ahora pasa una cinta o un cordón por la parte inferior de la braguita y luego ata los extremos de la cinta por lo laterales. Y ¡voilá, acabas de crear un crop top! Ahora solo tienes que ponértelo de forma que la tela te cubra el pecho y ajustarlo anudando los extremos de la cinta a la espalda.

Hay prendas que no tienes intención de volver utilizar, ni siquiera customizadas, como ese traje de baño súper apretado que no le hace ningún favor a tu escote. ¡Hazlo pedazos y conviértelo en un original mantel individual para tus desayunos!

Corta las costuras y coloca la licra sobre la superficie de trabajo. Corta tiras de aproximadamente 2 centímetros de ancho. Enróllalas y átalas entre sí. Con ayuda de algunos tutoriales de internet, descubrirás que con esta técnica puedes crear cintas para el pelo, posavasos, reposacabezas o bolsitas para llevar a la playa. Empieza, por ejemplo, con la parte superior de un bikini de triángulos que no uses y  cose los bordes de los triángulos. ¡Listo para llenar con lo que se te ocurra. 

También puedes transformar tus viejos bañadores en originales accesorios diseñados por ti misma. La licra es una tela brillante y resistente, córtala en tiras finas y anúdalas o trénzalas como prefieras: obtendrás pulseras y collares diferentes y divertidos para usar incluso en la playa.