Nuevos usos para tus mantas viejas

Cada otoño y cada invierno se acumulan las mantas en casa, ya que traemos nuevas, mientras olvidamos las que ya tenemos en los armarios. En lugar de tirarlas, te sugerimos algunas ideas para que recicles las mantas que ya no usas.
Además de la ventaja de poder llenar el espacio que liberamos en el armario, estamos dando vida a objetos desgastados pero que están todavía preparados para tener otro uso, que es realmente lo mejor del bricolaje. Da vida a tu imaginación y crea, redecora, haz y deshaz, pero sobre todo, diviértete.

Aquí están todas los trucos para hacer que una tela escocesa vuelva a tener vida:

· Tu vieja manta hará felices a tus amigos de cuatro patas durante las frías noches de otoño e invierno. ¡Sólo necesitarás levarla y seguir algunos trucos para resolver este problema! Incluso no hace falta lavarla con mucha frecuencia, sólo con limpiar los pelos cada día para mantener la higiene del animal será suficiente. Aunque si lo que tienes es un hámster, no coloques la manta dentro de la jaula, ya que podría llenarse de orina y entonces deberás lavarla todos los días. ¡Y no olvides acurrucarte con tu mascota con la manta cada día un rato!

· Tabla de planchar: antes de tirar la manta, simplemente aplícale pegamento para telas o grápala sobre la tabla sin que queden arrugas para que la ropa te quede genial cuando la planches.

· Crea una almohada: ¿qué te parece si te decimos que ni siquiera necesitas coser para convertir tu manta en una almohada? Para ello, el tejido de vellón es perfecto porque es una fibra sintética que no se desgasta. En primer lugar, corta la manta en dos cuadrados de 90 cm a cada lado y después cúbrelos. Extiende las dos piezas de tela y corta los bordes creando franjas de al menos 2,5 cm de ancho, para una profundidad de aproximadamente 10/15 cm. Cuando llegues a las esquinas, recorta del cuadrado el exceso de tela, para que la funda de almohada esté más cerca de la almohada. Ahora, empareja las piezas de tela y ata las franjas juntas en un doble nudo en tres lados. Antes de anudar el último lado, rellena la funda de almohada con… ¡tu propia almohada! Usa una almohada que no supere los 60 cm de lado, aunque también puedes rellenar los huecos que tengas con fibra para que te quede proporcional. ¡Listo!

· Patchwork: un uso muy común de telas más pesadas es el de crear una nueva manta colorida con la técnica del patchwork. Recorta diferentes tipos de telas de mantas viejas, si puede ser que tengas grosores similares, en diferentes formas y después cóselas según tu gusto.

· Crea una bata: es una opción muy popular, y la bata-mantas son un éxito. ¿Cuál es una de las mejores soluciones para darle una nueva vida a una manta? Utiliza una cuerda suave, original y única. Y crea dos huecos en la manta para dar entrada a tus brazos. Con los restos de la manta, puedes crear un cinturón para la bata.