Máscaras hechas a mano

¿Cuál crees que es el momento más feliz para un niño? ¿El fin de semana? ¿Tal vez la Navidad? ¿Los viajes en familia? ¿Semana Santa? ¿O las vacaciones de verano? Quizás el momento más feliz de un niño sea disfrazarse en carnaval, ¿verdad? Los niños disfrutan cada momento de esta fiesta por el asombro, el ingenio y la creatividad de las que está llena. Por eso te hacemos una propuesta divertida y creativa: ¿por qué no creas tu propio disfraz de carnaval? 

Pide a tus hijos que liberen su imaginación, y haz tú lo mismo. Enséñales que con muy poco se puede crear mucho. Porque hay pequeños gestos que consiguen resultados enormes, especialmente si lo haces en familia.

Rey Arturo: no hay nada más fácil y sencillo que esta careta. Recicla cartones para "fabricar" una espada, escudo, casco e, incluso, la fortaleza que defenderán tus hijos con honor. ¡Igual que en la imagen que te proponemos!

Sol y lluvia: utiliza bastante cantidad de guata de poliéster y pégala sobre el ala ancha de un sombrero de plástico. Esto será la base de la nube que vamos a crear. Prepara dos sombreros iguales. A uno de ellos pégale muchos hilos de lana azul para simular las gotas de agua que caen de las nubes. ¡Obtendrás una nube con lluvia! Para conseguir el sol, corta un pedazo de cartón rojo en forma de semicírculo y grapa sobre el lado esférico unos triángulos de cartón amarillo. Ya tienes la mitad del sol para unirlo a la otra nube que has fabricado al principio. Ya estás preparado para lucir lo que más te apetezca: o unos rayos de sol o unas gotas de lluvia, ¡lo que prefieras!

Piezas de Lego: corta los bordes inferiores de una caja de cartón con un cuchillo de uso normal. Usa el contorno de un plato para crear un agujero por el que metas la cabeza. Haz lo mismo en los dos lados para crear sendos agujeros y así dejar pasar los brazos. Después, pega en la parte frontal del cartón 8 vasos de plástico con pegamento para madera. Intenta colocarlos de manera simétrica, simulando las piezas de Lego. Una vez secado el pegamento, rocía la caja con un color brillante, por ejemplo rojo, con un aerosol y deja que se seque. Para el resto de decoración de la caja, ¡deja volar tu imaginación! Otro idea nueva para los más pequeños: ¿por qué no decorar la caja pintando una casa? Justo encima de la puerta deberíais escribir "La Casa del Conejo Blanco", como en "Alicia en el país de las maravillas". Para completar este original disfraz, necesitarás calcetines a rayas, un delantal y un vestido azul, una diadema negra y zapatos negros. ¡Ah! Y por supuesto una botella vacía con las palabras "Bébeme" escrita en ella.

Astronautas y buzos: cubre dos botellas grandes de agua con papel escocés para que la pintura se adhiera mejor. Píntalas como quieras. Después, pega las botellas a un lado de la otra con pegamento caliente. Después, fija una tira elástica negra a cada botella, pegando un extremo de la tira en la parte superior de la botella y el otro extremo en la parte inferior. Serán las "correas" con las que tus hijos podrán llevar los cilindros. Si está vestido como un astronauta, pega unos trozos de papel de seda rojo y naranja en el extremo inferior de la botella y, ¡ya estará listo para despegar!

¿Cómo reutilizar una bandeja para un disfraz? Si está hecha de aluminio, ¡puedes reconvertirla en el caparazón de una Tortuga Ninja! Sólo tendrás de vestirte de verde, usar uno de los colores de las tortugas y maquillarte un poco.