Limpieza Super-Rápida En Casa

¿Has pensado alguna vez: “mis invitados casi han llegado a casa y todo es un auténtico desastre”? Puede ser que hubieseis quedado para cenar en una pizzería pero finalmente habéis pedido la comida para llevar y cenar en casa. En tú casa. O puede que hayáis comido en un restaurante y, al terminar, has pronunciado esas fatídicas palabras… “Vamos a mi casa a tomar el café”. En principio, no hay nada malo en invitar a tus amigos a casa, excepto si tu casa está hecha un desastre. Quizá, simplemente, lo has olvidado. Ok, puede pasar. ¡Es terrible, pero puede pasar!.

Sin perder tiempo (ya que es realmente escaso) aquí van unos consejos para que puedas limpiar tu casa rápidamente y que parezca impecable a primera vista. Realmente, muy pocos amigos se dedican a pasar el dedo por encima de los estantes para comprobar la suciedad. Y, si alguien lo hace… ¡mejor que dejes de ser amigo de esa persona!

Antes de que empecemos a recoger, echa un vistazo a nuestro calendario de limpieza para que puedas organizar una limpieza más completa y precisa. Revísalo cuando tengas más tiempo. Si tus amigos están a punto de llegar… ¡No tienes tiempo que perder y debes ponerte manos a la obra! 

-    Echa un vistazo rápido al lugar donde vas a acomodar a tus invitados. Es probablemente que sólo necesites ordenar el salón, la cocina (siempre hay amigos que piden un vaso de agua y te siguen hasta la cocina sin separarse de ti) y el baño. Cierra las puertas de los dormitorios, el cuarto de estudio y de todas aquellas habitaciones que no serán visitadas.

-    Empieza a ordenar por el salón. Dicen que el “método izquierda-derecha” funciona en situaciones donde el tiempo es ajustado. Sitúate a la entrada de tu salón y mira toda la habitación de izquierda a derecha. Cuando encuentres un objeto fuera de lugar, decide inmediatamente qué hacer con él y dónde ponerlo. El libro que leíste antes de ir a dormir, va a la mesilla de noche; la camiseta que está encima de una silla deberá volver al armario. Si el caos es muy grande, puedes ayudarte de una bolsa. ¡Exacto!, pon todo ahí dentro y corre a esconderlo en tu habitación. Eso sí, ten en cuenta que después tendrás que coger la bolsa y ordenar todas las cosas. Tiempos desesperados requieren medidas desesperadas. 

Ahueca los cojines, pon el mando a distancia en su lugar y pasa una hoja de papel Regina Blitz para eliminar el polvo de la televisión. Haz lo mismo con los cuadros y las fotografías que estén en las estanterías y en las mesas. Si tienes más de 20 minutos para limpiar, usa el “método de la bolsa”.  Da una pasada rápida con la aspiradora al salón. Olvídate de los puntos inalcanzables debajo del sofá y concéntrate en las áreas de paso, especialmente la entrada. Si no, puede parecer que las pelusas están esperando para recibir a los invitados. 


-    Cocina y comedor: Coge los cubos de basura y, con el “método izquierda-derecha”, elimina todos los desperdicios echándolos ahí. Con el lavavajillas estás salvado. Si tienes platos para fregar a mano, apílalos en el fregadero. De esta forma, mientras vas lavando el de arriba se van mojando los de abajo también. Si tienes tiempo, tira la basura! Y ten cuidado con los paños de cocina, dóblalos bien y coge el ambientador de varillas de tu habitación para darle un toque de olor a la cocina. En esta estancia, las notas cítricas son las más adecuadas.

Por último, es el turno del baño. Vacía el cubo de la basura y cambia las toallas. Las del día a día puedes guardarlas en el armario… ¡sólo el tiempo que dure la cena!
Con Regina Blitz puedes limpiar el espejo del baño y, rápidamente, el lavabo, el bidet y el retrete para eliminar las pelusas y los surcos que deja el agua. ¡Comprueba que haya papel higiénico! Mejor guarda la pasta de dientes, los cepillos, la espuma de afeitar y la crema hidratante en tus cajones o armarios. ¿No te gusta mantener a salvo tus secretos de belleza?

Si tienes tiempo, prepara un lugar para poner todas las chaquetas cuando lleguen tus invitados. Pon algo de música, enciende una vela… y relájate. ¡Lo has conseguido! Aunque no te olvides de la bolsa que tienes escondida debajo de tu cama.