Haz tus propias pinzas para el pelo

Hay pocas certezas en la vida, pero con la llegada del verano, una de ellas es que las bufandas y las orejeras estarán guardadas en nuestros cajones al menos hasta el otoño.
¿Qué significa en términos prácticos? Que la temporada de moño, cola baja, cola de caballo y trenzas ¡ha comenzado!
Jugar con la apariencia y los peinados es divertido, especialmente si agregamos un toque imaginativo, no sólo por la capacidad de entrelazar el cabello en las formas más dispares, sino también porque con algunos consejos es posible crear un look personalizado.
Incluso cuando atar tu pelo es más una necesidad que un estilo, para practicar deportes, para cocinar, o para "ventilar" el cuello cuando hace mucho calor (aquí hay otra certeza: cuando hace calor, ¡sudas!). Una simple pinza es uno de los accesorios mas útiles y que además nos permitirá hacer un sinfín de combinaciones. Sí, una pinza, como lo lees.
El premio no solo es un bonito peinado, sino también la conciencia de haber hecho algo positivo para el medio ambiente, de acuerdo con el principio de "menos es más". ¿Por qué? ¡Porque el objetivo es reciclar!
Veámoslo en la práctica. En primer lugar, necesitaremos algunos de los siguientes materiales: Cintas, pinzas y horquillas, botones, esmalte, pegamento caliente, aguja e hilo, trozos de tela, tijeras… Con estos materiales puedes crear diferentes complementos para el pelo totalmente personalizadas, veamos cuáles:
    •Pinzas de Lazo Simple: Corta la cinta midiendo el doble de la longitud de la pinza para el pelo con la que estás trabajando, agregando un par de centímetros más. Dobla la cinta en un bucle, haciendo que los extremos se unan para que se superpongan aproximadamente un centímetro. Pasa la aguja con el hilo en el centro de la cinta, desde la parte posterior hasta el lado recto, y presiona la cinta en el centro. En este punto, enrolla el hilo alrededor del centro, luego haz un nudo y corta lo que sobre. Recorta una segunda pieza de cinta, una más pequeña, que solo cubra el hilo. ¡Mejor si tienes uno de un color diferente! Envuelve el hilo en el centro del lazo con la nueva pieza de cinta, haz un nudo y detén el nudo en la parte posterior con una puntada pequeña o con una gota de pegamento caliente.
Una vez seco, coloca el pegamento caliente en la pinza y pega el lazo. Deja que se seque durante media hora, ¡y ya está listo!
    
•Horquillas con botónes: Coge algunas horquillas clásicas y elije un color de esmalte que te guste y pintalas con este esmalte. Haz dos pases para tener un mejor resultado. Escoge unos botones que más te gusten y pegalos en la horquilla con pegamento caliente. ¡Ya lo tienes listo!

    •Cinta de Corbata: y sobre ideas originales… ¿por qué no usar una corbata para adornar tu peinado? Los diseños disponibles son muchos, desde los clásicos lazos o rayas, hasta los más excéntricos diseños. Cualquier corbata que ya no se utilice en casa nos servirá. La idea es crear un moño aparentemente desordenado y sostener el cabello con una corbata, tal como lo harías con un pañuelo. Resultado? Una cinta de pelo con un diseño definitivamente original.
    •Para finalizar, te explicamos cómo hacer una pinza de pelo con pompones. 

    Corta tiras de tela hasta que tengas tiras de 3 ó 4 centímetros de ancho. Ahora, en el centro de la tira, pasa la aguja cerca del borde e insértala de nuevo para doblar la tira como un acordeón. Continúa agregando nuevas tiras usando el mismo método. Cuando agregues una nueva, colócala perpendicular a la primera formando una cruz. Y seguimos al proceso alternando posiciones verticales y horizontales. Una vez que hayamos alcanzado un cierto número de tiras, mínimo 5 ó 6, aplástalas con la parte inferior de la aguja. ¡Cose todas las capas de un lado a otro una o dos veces para asegurarlas bien! Es posible que necesites usar pinzas para facilitar el paso de la aguja. Haz un nudo para mantener todo en su lugar y usa el pegamento para unir el pompón de 
Estos son solo algunos ejemplos pero hay muchos más. ¿Se ha roto un brazalete al que tenías mucho cariño pero no hay forma de arreglarlo? Úsalo como decoración para una pinza. ¡Recuerda que la fantasía no tiene reglas!