Haz tu propio jabón en casa

El agua es un bien preciado que debemos proteger siempre, incluso cuando llevamos a cabo acciones diarias relacionadas con la higiene personal. Por ejemplo, es una buena práctica cuando nos duchamos cerrar el grifo mientras nos enjabonamos. Sabemos que te encuentras a gusto bajo el agua caliente, pero si cierras el paso del agua estarás ahorrando en agua y en dinero para calentarla.

Otro pequeño truco es dosificar el champú y gel que te das. No hace falta echarte grandes dosis de jabón, sólo hay que aprender a esparcirlo y distribuirlo por el cuerpo. Así ahorras en jabón, y en agua para aclararte.Y no olvidemos que una ducha con bajo ahorro de agua no debe exceder de tres a cinco minutos, el tiempo requerido para una limpieza adecuada.

Partiendo de la conciencia de que el agua no es un bien infinito, como a menudo tendemos a creer, debemos tener en cuenta el consumo en el hogar, donde el desperdicio está a la orden del día e intentar cambiar nuestros hábitos diarios. Con  una simple previsión, es posible contribuir a la protección de un bien precioso como el agua sin tener que renunciar de ninguna manera a la comodidad y a la seguridad de una higiene personal adecuada.

¿Y alguna vez has pensado en usar un jabón 100% natural? Aquí eta la receta: Ingredientes: 250 gr. de jabón de Marsella; 220 ml. de agua destilada; 5-6 gotas de aceite esencial; y 11 ml de aceite EVO. Elaboración: Deshaz la pastilla de jabón en pequeños trozos y disuélvelos al baño maría mezclándolos bien. Cuando empiece a espesar, añade el agua y el aceite EVO. Finalmente, perfuma todo con la esencia elegida y  echa el jabón casero en moldes y mantenlos durante 6 semanas. 
Ingredientes alternativos: 1 kg de aceite usado, 300ml de agua y 140 g de hidróxido de sodio.