Gotas de primavera

Mientras el sol vuelve a mirar detrás de la manta de frío y humedad, en nuestra casa es momento de hacer la limpieza de primavera. Una buena oportunidad para hacer algo de renovación de la casa y cambiar de aires… Literalmente.

Aquí van varios trucos caseros que puedes realizar para darle a tu hogar un aire primaveral. Además te servirá para eliminar los desagradables olores y difundir un agradable aroma de aceites esenciales con efectos beneficiosos para tu cuerpo y para la mente.
Estos trucos puedes realizarlos usando sólo productos naturales que puedes encontrar en cualquier supermercado. Puedes crear ambientes caseros de forma naturales, adaptando las esencias naturales a diferentes habitaciones de la casa como el salón, el dormitorio y el baño.

ELIGE TU ESENCIA EN FUNCIÓN DE LA HABITACIÓN

En el dormitorio debes usar esencias que favorezcan tu descanso: manzanilla, lima y lavanda son perfectas. La lavanda es, además, excelente para el baño. Lo mismo ocurre con el limón, que te dará un ambiente fresco y limpio.
En el salón debes buscar fragancias que te den un estallido de energía con fuertes notas de sándalo y pino o rosa y magnolia. Estas últimas te ayudarán a relajarte y a encontrar la calma después de un día agotador.

Pon atención a la cocina ya que el uso de fragancias en esta estancia puede ser molesto si se mezcla con el olor de la comida. Si lo que quieres es eliminar el olor a aceite frito, opta por los perfumes  y evita las notas florales.

Existen diferentes tipos de perfumes dependiendo del ambiente que quieras conseguir. Los más populares que puedes realizar con tus propias manos son el ambientador en espray y el ambientador de varillas. La ventaja del espray es que puedes dirigir el aroma. Esto te permite, por ejemplo, simplemente esparcirlo por tus cortinas para que luego el olor vaya envolviendo toda la estancia. Las proporciones para crear este tipo de ambientador son: medio litro de agua, 10 ml de alcohol y 20 gotas del aceite esencial que tú prefieras. Introduce esta mezcla dentro de un recipiente con difusor, agítalo bien y ya está. Si vas a echar el ambientador directamente sobre una superficie no añadas el alcohol a la mezcla. En lugar de eso, añade una cucharadilla de bicarbonato en medio litro de agua templada con diez gotas de esencias.

Para crear un ambientador de varillas, usa una mezcla de alcohol en lugar de estas dosis: un cuarto de taza de alcohol blanco, tres tercios de taza de agua y 20 gotas del aceite esencial que tú elijas. Puedes reemplazar el alcohol blanco por vodka, llenando dos cuertos del recipiente donde vas a colocar las varillas y añadir una taza de café de agua más el aceite esencial que elijas. Como varillas, puedes utilizar las que están pensadas para hacer pinchos morunos durante las barbacoas de verano. El recipiente debe ser de cristal y es mejor que tenga una boquilla bastante estrecha para evitar que la solución se evapore demasiado rápido. Si lo prefieres, puedes añadir hierbas frescas o especias como el clavo dentro del recipiente. Después de un par de semanas deberás girar las varillas y cuando pase un mes es el momento de reemplazar el líquido y usar unas nuevas varillas.

Un último lujo: perfuma tus cajones con tiras perfumadas. Mezcla dos cucharadas de agua con 20 gotas de aceites esenciales. Después añade tres cucharadas de bicarbonato y esparce la mezcla en moldes de silicona. Deja que se sequen y cuando pasen unas horas colócalos en una bolsa de lino para que salga el olor. Si quieres acelerar este proceso, puedes usar polvo de yeso de secado rápido en lugar de bicarbonato. En este caso debes usar una relación 2:1, es decir, si usas un vaso de tiza deberás usar medio vaso de agua.