Cómo hacer “bombas de baño”

El otoño ya está aquí y, a menudo, los cambios de estación suelen generar cansancio y estrés debido al cambio de los ritmos diarios y las horas de luz. Y es que el otoño nos brinda desde espléndidos días soleados hasta profundas y grises jornadas. 
Los expertos aconsejan en estos casos que debemos cuidar la alimentación y tratar de llevar un estilo de vida más saludable con el objetivo de crear un equilibrio en el cuerpo y en la mente en esta época delicada del año.

La relajación y la serenidad son claves para conseguir ese equilibrio, y un baño relajante es idóneo para conseguirlas. Puedes usar una bomba de baño para disfrutarlo. ¿Qué son las bombas de baño? Son bolas de jabón que se derriten cuando entran en contacto con el agua. En los últimos años ha habido un auténtico boom con las bombas de baño como idea original de regalo ya que tienen un perfume irresistible y su uso es muy reconfortante.
Pero no todo el mundo sabe que las bombas de baño se pueden hacer en casa. Es muy sencillo. Esto es todo lo que necesitas:

· 200 gramos de bicarbonato de sodio.
· 100 gramos de almidón de maíz (maicena).
· 100 gramos de ácido cítrico.
· 30 gotas de aceite esencial al gusto.
· 1 cucharada de aceite de oliva.
· Cacao en polvo, cúrcuma, canela u otros colorantes naturales.

¿Alguna vez has usado ácido cítrico? No te preocupes, a pesar de ser denominado como “agrio”, ¡se trata de un ingrediente natural! Puedes encontrarlo en farmacias o tiendas de productos naturales. Proviene de los cítricos (se encuentra principalmente en el jugo de limón) y es un aliado formidable en la limpieza doméstica. Esto permite evitar que usemos detergentes químicos que tienen un mayor impacto negativo sobre el medioambiente. El ácido cítrico es perfecto para limpiar cristales, también para limpiar platos o como sustituto del suavizante, ya que elimina la cal (que hace que las telas acaben secas y duras). 

Ahora analicemos el proceso de creación:
· Mezcla el bicarbonato de socio, el ácido cítrico y la maicena en un bol de vidrio. Presta atención a la superficie donde trabajes ya que el ácido cítrico podría dañar superficies de mármol, madera, piedra natural y terracota, e incluso la ropa. 
· Vierte una cucharada de aceite de oliva en una taza de café junto con gotas de aceite esencial. Mézclalo con una cuchara de madera húmeda y échale los ingredientes secos.
· Lo ideal sería rociar el agua en el recipiente con un nebulizador, como el de los detergentes en aerosol. Tienes que rociar poco a poco, ¡la mezcla no debería comenzar a brillar!
· Después, agrega los ingredientes para colorear. También puedes optar por usar un colorante para alimentos con un color más fuerte.
· Cuando la mezcla esté bien hecha, viértela en moldes especiales: se adapta bien en moldes redondos que puedes encontrar en tiendas, aunque también puedes hacerlo con tarros de yogur. 
· Compacta la mezcla en los moldes y déjala reposar al menos dos horas. Es importante colocar un objeto pesado sobre estos moldes (como por ejemplo un libro grande) para evitar que las bombas se expandan demasiado. 
· Una vez solidificado, saca las bombas de los moldes y déjalas secar sobre una bandeja durante un día entero. Cuando la superficie de las bombas esté seca… ¡boom! ¡La bomba estará lista para disfrutar de un baño relajante y natural!