¡Adiós a los calcetines huérfanos!

Seguro que no puedes contar con los dedos de una mano los calcetines que has desparejado en los últimos dos años. ¿Has pensado a dónde van los calcetines que pierdes? Aquellos calcetines de rayas con lunares que tanto de gustaban… ¿dónde estarán?
No pienses que eres un desastre. Nos pasa a todos. Por eso te queremos dar una serie de recomendaciones para que nunca más vuelvas a decir “¿dónde narices está el otro calcetín?”
· Mientras preparas la ropa de la colada para lavar, cuenta los calcetines que metes en la lavadora. Ya que estás, mételos juntos para cerciorarte de que están todos y no se han perdido antes.
· Si al sacar la ropa limpia no encuentras uno, revisa la lavadora. Pero no solo mirar, dale un par de vueltas al tambor para que aparezca. 
· Si todavía no lo has encontrado, puede, que se haya metido dentro del filtro de la lavadora (aunque no es muy común). Revisa por si acaso.

Finalmente, si ves que sigues perdiendo calcetines con estas recomendaciones, una última opción es comprar bolsas de lavado (las que se usan para lavar sujetadores). ¡Lávalos emparejados dentro de estas bolsas y nunca más se perderán!
¿Y para reciclar los calcetines huérfanos? Llénalos con flores de lavanda o secas y úsalos como perfumistas originales del armario. Porque básicamente, en la vida, ¡nada se pierde!