ABRIL

Todos lo sabemos, o casi todos. Los verdaderos amantes de la limpieza nos medimos cada año a la fatídica “limpieza de primavera”. Ya en marzo os presentábamos algunas recomendaciones sobre las primeras tareas de limpieza y orden para hacer en casa antes de la llegada del verano. En este artículo queremos centrarnos en cómo afrontar los cambios de ropa en armarios, el cuidado de colchones y cojines, los muebles y las paredes de tu casa. Casi nada. 

Y para afrontar este momento de limpieza y orden, te sugerimos nuestros 5 consejos para hacerlo de la mejor manera posible:

1. Prepara una playlist con tu música favorita. La necesitarás para hacer de la limpieza de casa un momento más alegre. ¡Aquí puedes encontrar nuestras increíbles propuestas musicales!
2. Hazte un cronograma. Antes de limpiar piensa el orden de habitaciones, de zonas (recuerda, siempre de arriba a abajo) y las herramientas de limpieza que vas a usar: cubo, escoba, vinagre y bicarbonato, cepillo de baño, aspiradora, etc. Y para dejar espejos y cristales impolutos, ¡te echamos una mano con Regina Blitz! 
3. Empieza por lo más difícil. Al empezar la limpieza estás con fuerzas y energías suficientes como para afrontar las batallas más complicadas por limpiar. De entre todas las tareas, la más difícil es limpiar los colchones, ya que son focos de los ácaros que puedes tener en casa, por lo que es necesario que los limpies con asiduidad. Equípate con aspiradora y bicarbonato, aspira toda la superficie del colchón con cuidado (debes repetir esto una vez al mes), y después, con un colador de cocina, cubre toda la superficie del colchón con bicarbonato. Deja la superficie cubierta al menos una hora y aspira el bicarbonato para, después, cepillar el colchón. Una vez hayas acabado de cepillarlo, vuelve a aspirar toda la superficie del colchón. Nota importante: haz todo este trabajo con las ventanas abiertas. 
4. Haz decluttering. ¿No sabes qué es? Acabar con el desorden, el caos y la suciedad de tu armario. Saca de tus armarios objetos, camisetas, vestidos, jerseys, libros, etc., que ya no utilices y dónalos, regálalos o recíclalos. Limpia el armario y siéntete liberada o liberado. Te ayudará a mejorar tu estado de ánimo.
5. Busca un compañero de limpieza. Para limpiar el armario, es ideal tener a una persona que te ayude a colocar toda la ropa del armario en la cama de manera ordenada, mientras tú limpias tranquilamente el interior del mismo. Después, mientras uno de los dos elige la ropa que hay que lavar, el otro puede ir almacenando la ropa en cajas para guardarlas para la próxima temporada. ¡Importante! No guardéis ropa con polillas en las cajas. En cada caja que contenga jerseys, guantes, bufandas o gorras, deberás meter la clásica bolsita de tela con romero seco, tomillo, lavanda u hojas de laurel para repeler las polillas. ¡En Regina Limpieza Hogar sabemos que la limpieza en pareja es mejor!