Octubre

Tal vez lo hayas notado: cuando se cambia de estación entre verano y otoño, la presencia de las arañas aumenta en nuestras casas. Esto ocurre porque las arañas machos se hacen adultas y, para completar el ciclo reproductivo, se mueven dentro de las casas para buscar “compañeras”.
Se dice que las arañas traen buena suerte, y es cierto que desempeñan un papel de “carroñeras”, ya que nos liberan de insectos molestos, como las moscas, las pulgas o los mosquitos. Sin embargo, rara vez saltarás de alegría al ver una araña en tu casa o esas enormes telarañas que cuelgan de las esquinas del techo de tu salón.

Octubre es el mes de las brujas, y con motivo del 31 de octubre, las telarañas se pueden considerar “la decoración” temática perfecta para Halloween. Pero no hace falta dejar las verdaderas. Aquí te damos una guía para deshacerte de estas telarañas que acumulas durante el verano. 
Antes de nada, elimina cualquier telaraña que veas en casa. Para ello, equípate con un cepillo puntiagudo o con un paño seco sujeto al mango de una escoba (en este caso, elige un paño antiestático, ya que el tejido es más práctico). Si lo prefieres también puedes optar por un aspirador de tubo. Recuerda limpiar por todas partes: debajo de muebles, entre el radiador y la pared, ¡incluso en las hojas de las plantas!
Una vez llegados a este punto, lo que debes evitar es que se formen nuevas telarañas. Existen repelentes en las tiendas para prevenir su formación, aunque muchos son tóxicos para los humanos y el medio ambiente. Por eso, vamos a ver cuáles son los remedios naturales:

· Insecticida DIY (do it yourself): está basado en aceite de neem y agua tibia. También son útiles las esencias de cítricos, menta y lavanda. Es perfecto para que frotemos con algunas gotas en las esquinas donde se forman las telarañas, para así tener a las arañas lejas de ellas. También puedes colocar algunas hojas de papel Regina impregnadas en aceite esencial sobre armarios o en zonas superiores de estanterías.

· Trampas para arañas: se trata de un remedio seguro para el hogar y el medio ambiente. Puedes comprarlas en tiendas, y ni siquiera hace falta dañar a la araña. Al final del ciclo te liberas de ella.
· Prevenir es mejor que curar: trata de evitar que tu casa sea un refugio perfecto para arañas, las cuales aman los lugares secos. Por lo que será importante evitar dejar durante mucho tiempo en el suelo montones de periódicos, cajas de cartón o maderas.